DeSataRock - Por Sui Gieco.
Pulsa aqui para contactarnos......!!!!
                                                                         
Contenidos
Inicio
Historia
Audios
Videos
Partituras

La Agenda del Rock

Bandas
Almendra
Andres Calamaro
Aquelarre
Arco Iris
Attaque 77
Charly Garcia
Color Humano
Divididos
Fabiana Cantilo
Invisible
Ivan Noble
La Renga
Los Abuelos de la Nada.
Los fabulosos Cadillacs
Los Gatos
Los Ratones Paranoicos
Los Redonditos
Los Piojos
Luis Alberto Spinetta
Manal
Moris
Pappo
Pescado Rabioso
Rata Blanca
Seru Giran
Soda Stereo
Sui Generis
Sumo
Violadores
Vox Dei
Usted se encuentra en Mundo Online Desatarock David Lebon
David Lebon.

Inició su relación con la música cuando, a los ocho años, debió partir hacia EE. UU. para tratarse un problema asmático. Su estadía en el país del norte coincidió con el boom de la «beatlemanía» lo cual, como a la gran mayoría, influyó decisivamente en su futuro. Fue así que —cuando todavía era menor de edad, lo que no le permitía permanecer en los boliches rockeros— formó parte de pequeños grupos como The Alley Cats (donde tocaba la guitarra) y The Lords of London (a cargo de la batería).

Tras su regreso, a fines de la década del sesenta, era habitué de La Manzana, uno de los pocos boliches de rock que existían en Buenos Aires, regenteado por Billy Bond, el más polémico pionero del rock vernáculo. En ese sitio conoció a Pappo —otro «estable» del lugar, al igual que Nacho Smilari y Héctor Starc— quien en 1970 lo incorpora como bajista en la primera alineación de su grupo Pappo’s Blues, conformada también por Black Amaya en batería y un fugaz paso del bajista Vitico. Esta primera formación de Pappo’s Blues registró un disco en 1971, que tuvo un notorio éxito.

Simultáneamente, y bajo el seudónimo de «Davies», Lebón participó como guitarrista —con el baterista Black Amaya— de la grabación del disco de La Pesada del Rock and Roll, junto al mencionado Billy Bond.

Su necesidad de estar en actividad lo llevó a acompañar al cantante Carlos Bisso y luego partir a España. Allí se volvió a encontrar con Pappo, con quien formó un fugaz grupo del que también participó Ciro Fogliatta. En realidad se trató de un intento de hacer resurgir al grupo Los Gatos, pero sin el líder (el tecladista y compositor rosarino Litto Nebbia), que no prosperó. A fines de 1971 fue baterista de Color Humano, grupo liderado por Edelmiro Molinari. Junto a esta alineación grabó el álbum debut con cinco temas para el sello Microfón.

Pescado Rabioso

En 1972 Lebón dejó la agrupación y su puesto fue ocupado por el baterista rosarino Oscar Moro. Ese mismo año, Lebón entró en el conjunto Pescado Rabioso, fundado por el guitarrista Luis Alberto Spinetta (después de pasar la experiencia con el grupo Almendra, muy importante en la historia del rock argentino). Esta nueva banda —compuesta por Spinetta (guitarra y voz), Carlos Cutaia (teclados), Black Amaya (batería) y David Lebón (bajista y ocasional guitarrista y cantante)— editó un álbum titulado Pescado 2. Diversos inconvenientes de producción derivaron en la separación de la banda.

También en 1973, Lebón grabó su primer álbum solista (David Lebón), que salió en 1974, que contenía toda su fuerza rocanrolera. 32 macetas —un tema que volvería a grabar años después—, Dos edificios dorados y Hombres de mala sangre son algunos de los temas que se destacan de este disco compuesto en coautoría con su pareja de entonces, Liliana Lagardé. En esa misma época colaboraba casi constantemente tocando como invitado la guitarra en Sui Generis (de Charly García y Nito Mestre) y los teclados en el grupo sinfónico Espíritu, además de participar como cantante en dos temas del segundo disco solista de Claudio Gabis.

En 1974 formó su propio conjunto: Lila), un grupo de características devocionales, junto a Carola y carlos Cutaia que editó un simple, actualmente inconseguible. Participó en la segunda grabación de La Biblia, el legendario disco de Vox Dei, y ese año regresó a Pappo’s Blues (como guitarra rítmica) y a La Pesada.

Polifemo

Casi sobre el final de 1975 creó Polifemo, una banda de rock and roll puro, con Juan Rodríguez en la batería y Rinaldo Rafanelli al comando del bajo, ambos provenientes de Sui Generis. En 1976, tras la presentación de su disco Polifemo, la crítica especializada fue muy dura con ellos, lo que marcó su decadencia. «Salí de Polifemo con la intención de no armar ningún grupo, con ganas de viajar —admitía Lebón en una entrevista—, antes de que Charly me propusiera que lo hiciéramos juntos. Con el único tipo de Polifemo con el que me seguía comprendiendo [...] era Juan Rodríguez. Él me preguntó qué iba a hacer y a mí me dieron ganas de seguir tocando. A la vez, estaba con dos tipos que eran de la misión, que me gustaba cómo tocaban. Tocamos en algunos recitales y [...] la gente se volvía loca, porque yo había salido de algo que era el haber dejado de tocar para mí».

Con esta, su nueva agrupación, Lebón empezó a crecer como músico pues, como él mismo lo reconocía, le «empezó a gustar escuchar los demás instrumentos, incluso dejar que toquen». Junto a Rodríguez, los músicos de la misión y varios invitados (Pino Marrone y Aníbal Kerpel, entre otros), David Lebón formó Seleste. Esta agrupación, de buenas perspectivas, quedó momentáneamente interrumpida cuando Lebón se unió en Brasil a Charly García en el proyecto Serú Girán.

Serú Girán

Entre 1978 y 1982 integró Serú Girán, junto a Charly García, Pedro Aznar y Oscar Moro, en donde fue distinguido como Mejor Guitarrista los cinco años consecutivos. Si bien siempre cumplió un papel secundario detrás de la figura arrolladora de Charly García, es en Bicicleta (1980) donde más se destaca su labor como compositor y vocalista.


Solista

En 1980 lanzó su segundo disco como solista: Nayla. Este álbum, que tuvo muchas postergaciones debido al accidente de su hija, iba a ser en principio un disco doble, pero ninguna compañía se lo aceptaba. «Ni siquiera Yes graba discos dobles», le llegaron a decir. No le quedó otra opción, entonces, que seleccionar los mejores temas —algunos nuevos, otros de su antigua agrupación Seleste— y grabarlo con Aznar, Moro, Raffanelli, y Diego Rapoport.

Con Serú Girán ya separado, su producción como solista fue incrementándose, con una seguidilla de long plays. Estos son:

El tiempo es veloz (1982), donde se rescatan el tema homónimo y No confíes en tu suerte;
Siempre estaré (1983), con temas exitosos como El rock de los chicos malos y Quiero regalarte mi amor;
Desnuque (1984), un homenaje al rocanrol del cual sobresalen Qué te pasa, Argentina, 32 macetas y Hacelo hoy conmigo;
Y si de algo sirve (1985),
7 × 7 (1986) y
Nunca te puedo alcanzar (1987).
En 1987 colaboró con Charly en su LP Parte de la religión, donde grabó unos solos de guitarra. En 1989, edita Contactos. Lo define como «un encuentro personal entre mente, cuerpo y alma para lograr el equilibrio que mejore mi relación con el mundo, las personas y mi Creador». En 1992 edita Nuevas mañanas que pasa totalmente desapercibido. Es quizás el disco más flojo de su carrera, tomando un sonido más pop y sin tantas guitarras.


Serú Girán

A fines de 1992 fue el reencuentro de Serú Girán. Editaron un disco en estudios y dos en vivo. Realizaron una exitosa gira (más por la cantidad de público que por la calidad musical) y se disolvieron definitivamente.

Lebón tuvo dos años de silencio musical, que lo tuvieron presente en las revistas del corazón por sus idas y venidas con la ex modelo Pata Villanueva. En 1995 retornó a los escenarios, primero con el Tributo a Carlos Gardel organizado por la Secretaría de Cultura y el Multimedios América y, luego, acompañado por Daniel Castro (bajo) y Daniel Colombres (batería), realizó una recorrida por toda su extensa trayectoria. Ese año se radicó en la provincia de Mendoza.

En 1999 se presentó en el Teatro Coliseo de Capital, para repasar los temas más importantes de su carrera acompañado por una joven banda con músicos de Divididos, la Misisipi, Los Ratones Paranoicos y Los Caballeros de la Quema, una sección de bronces y otra de brass. El show quedó registrado en el álbum En vivo en el Teatro Coliseo.

En el 2002 editó Yo lo soñé, su último disco hasta la fecha.

Estilo

Su estilo de tocar la guitarra es netamente blusero y rocanrolero, con marcadas influencias de B. B. King. David Lebón se autodefine como un músico no profesional, en ambos sentidos: como un músico no contaminado por el show-business, pero a la vez indisciplinado e intuitivo en la creación. El suyo es un caso extraño. Su personalidad ha sido eclipsada por otras más fuertes (léase Pappo, Spinetta o Charly. A lo largo de su carrera integró muchos grupos, y lo hizo tocando los cuatro instrumentos base: guitarra, bajo, batería y teclados, aunque siempre se lo haya destacado por su sentimiento para tocar la guitarra eléctrica.

Discografía

Solista

David Lebón (1974)

Este fue su primer disco solista, en donde podemos encontrar algunos de los más conocidos temas de su carrera, linda con el poderoso rock que le será característico, hasta llegar al folk, al blues y un par de baladas. Contó con la participación de numerosas figuras como Alejandro Medina, Charly García, Black Amaya, Isa Portugheis, y hasta Walter Malosetti en el tema Copado por el diablo. Un disco imprescindible en la carrera del «ruso».


Nayla (1980) Lebón siguió consolidando su carrera solista con un disco enteramente compuesto por él. Contó con la participación de Pedro Aznar, sumado a Pomo, Diego Rapoport y Rinaldo Raffanelli. Es quizás el disco mas elaborado musicalmente, incluye elementos de fusion, muy característicos por aquella época. Un disco muy bueno, pero que se aparta un poco de la onda compositiva de Lebón, si lo comparamos con los discos sucesivos.


El tiempo es veloz (1982) Luego de la separación de Serú Girán, Lebón trabajaría en un nuevo disco. Con la excepción de tres participaciones de Diego Rapoport en teclados, el disco fue íntegramente hecho por Lebón, en una muestra de su talento múltiple. Grabado en una época difícil (guerra de Malvinas) pero con mucha fuerza, fue el comienzo de su definitiva etapa solista. El arte de tapa es del Flaco Spinetta. Es considerado por muchos, su mejor obra, muy coherente. En este disco plagado de guitarras, hace lo que mejor sabe hacer: tocar solos, y cantar. Imprescindible


Siempre estaré (1983) Lebón continuaría al año siguiente con un disco más volcado a las baladas. Con los exitosos Quiero regalarte mi amor y El rock de los chicos malos, continuó estando al tope de los rankings. En este disco participaron junto a él Daniel Colombres en batería, Beto Satragni en bajo, la segunda guitarra de lujo con Héctor Starc, la percusión del uruguayo Osvaldo Fattoruso y coros de Claudia Puyó. A pesar de todo esto, se trata de un disco prolijo que muestra una cara más delicada del músico, aunque pudo haber defraudado a los más fanáticos que querían una música más dura.


Desnuque (1984) Dándole el gusto al público que pedía un regreso al rock, Lebón se despachó con un homenaje estupendo. Con nuevos temas, algunas pesadas versiones en vivo de sus mejores rocks, un blues, una canción de amor, un cover (Rock de la cárcel) y la producción de Charly García en varios temas se completó este disco. Participaron Quique Berro en guitarra segunda y Babú Cerviño en teclados, quienes se sumaron a Daniel Colombres (batería) y Beto Satragni (bajo). Un disco algo facilista pero que nos muestra a Lebón haciendo lo que mejor sabe hacer.


Si de algo sirve (1985) Este disco marcó el regreso de Lebón a las baladas, en un disco tranquilo y melódico, aunque sin dejar de rockear en temas como Todos en un cuarto. Participaron Daniel Castro en bajo y Luis Gurevich (talentoso pianista, futuro colaborador de León Gieco) en teclados como nuevos integrantes de su banda. Es una especie de resumen de los dos últimos álbumes, en cuanto a estilo. Prolijo, con algunos grandes picos.

7 × 7 (1986) Con la producción de Cachorro López (bajista de los Abuelos de la Nada), Lebón actualizaba el criterio de grabación. Con un marcado acercamiento al pop en los arreglos, los rocks como Suéltate... (en una nueva versión) y No puedo frenar se combinan con canciones más melódicas. Junto a Colombres y Castro, llegaría Luis Gurevich en teclados. Fue galardonado con el Disco de Oro, aunque difícilmente se trate del mejor disco de Lebón.


Nunca te puedo alcanzar (1987) Regresando a sus fuentes, Lebón volvía a su estilo en el rock, la balada y con el lujo de un buen blues. Estuvo en el tope de los rankings con el pegadizo tema Creo que me suelto. Continuando Daniel Colombres en la batería, se sumaban el bajista Pablo Santos, y Silvio Furmansky en guitarra segunda, quien realiza un excelente solo en el tema Todo en nosotros cambia. Un muy buen disco, de lo mejor que realizo en los ochenta.


Contactos (1989) Aunque continuando con su estilo, en este trabajo, algunos temas se acercan a ritmos como el pop o los llamados «latinos». Para este disco, modificaría la estructura de su banda, con Mario Parmisano en teclados, Andrea Álvarez en percusión, Christian Judurcha en batería y Daniel Sais en teclados, continuando en el bajo Pablo Santos. De este disco, uno de los temas más recordados es Temor al placer, que Lebón ha incluido en sus últimos repertorios. Se trata sin embargo de un disco algo frío, quizás de los mas prescindibles.


Nuevas mañanas (1992) Testimonio de su residencia en Miami, este disco mantuvo vivo el incomparable estilo de Lebón, combinado con algunas letras espirituales e influencias «latinas» y «estadounidenses» de su estadía. Sin espectaculares solos, a pesar de todo careció de difusión, y es uno de los discos menos conocidos, y quizás uno, sino el más flojo de su carrera. Contó con la participación de Pablo Manavello y Pedro Aznar en bajo (que también participó de la producción del disco), y fue producido por Julio Presas (que colaboró autoralmente en algunos temas).


En vivo en el Teatro Coliseo (1999)Luego de 7 años de silencio discográfico y radicado desde 1995 en Mendoza, Lebón regresaba a la escena porteña en el Teatro Coliseo para repasar los temas más importantes de su carrera. Estuvo acompañado por una joven banda con músicos de Divididos, La Misisipi, los Ratones Paranoicos y los Caballeros de la Quema, una sección de bronces y otra de brass, en un show donde Lebón desplegó todo su talento al mando de la guitarra. Como invitados, estuvieron Héctor Starc (con solos en Copado por el diablo y Sin vos voy a estallar) e Iván Noble (cantando Esperando nacer). Crónica de un regreso esperado por el público de todo el rock argentino. Absolutamente imprescindible, excepcionales canciones, excelentemente cantado y tocado.


Obras cumbres (2000) es un falopero Como parte de una serie que incluye los grandes éxitos de los más importantes exponentes del rock argentino, Lebón tuvo su disco, que abarca temas de toda su etapa solista grabados en CBS, Mordisco y Microfón (subsidiaria de CBS), incluyendo como hallazgo un devocional homenaje —con un grupo llamado Lila— al gurú del cual Lebón era seguidor, en el tema Ah, Maharaj Ji. Lamentablemente no aparecen temas de su época en la discográfica Interdisc (1982 a 1986).


Yo lo soñé (2002) Un excelente disco, que fue grabado lentamente, y nos muestra un Lebón maduro, y tan bueno como siempre. Absolutamente recomendable.


Pedro Aznar - David Lebón (2007) Concierto de Pedro Aznar y David Lebon en vivo, editado en CD en 2 volúmenes. Ambos volúmenes están integrados por 24 canciones en total, donde Aznar y Lebon hacen un recorrido por temas conocidos de sus carreras solistas, e incluye algunos estrenos seleccionados para estos recitales.


Pappo's Blues Pappo’s Blues (1971)
Pappo’s Blues 4 (1973)

La Pesada Billy Bond y La Pesada (1971)
Buenos Aires Blus (1972)
Billy Bond y La Pesada, volumen 4 (1973)

Color Humano Color humano (1971)

Pescado Rabioso Pescado 2 (1972)

Polifemo Polifemo (1976)
Polifemo 2 (1976)

Serú Girán Serú Girán (1978)
La grasa de las capitales (1979)
Bicicleta (1980)
Peperina (1981)
No llores por mí, Argentina (1982)
Serú ’92 (1992)
En vivo (1993)
Yo no quiero volverme tan loco (2000)

Otras selectas contribuciones Sui Generis: Confesiones de invierno (1973)
Sui Generis: Pequeñas anécdotas sobre las instituciones (1974)
Vox Dei: La Biblia (1974)
Claudio Gabis: Claudio Gabis (1974)
Charly García: Música del alma (1980)
Nito Mestre: 20/10 (1981)
Charly García: Pubis angelical (1982)
Luis Alberto Spinetta: Kamikaze (1982)
Homenaje a la solidaridad latinoamericana (1982)
Celeste Carballo: Me vuelvo cada día más loca (1982)
Luis Alberto Spinetta: Mondo di cromo (1983)
Moro-Satragni (1983)
B. B. Muñoz, 59 minutos de vida (1983)
Enanitos Verdes: Los Enanitos Verdes (1984)
Autobús (1984)
Piero: Qué generosa sos, mi tierra (1985)
Charly García: Parte de la religión (1987)
Fito Páez: Tercer mundo (1990)
Tango feroz (banda sonora de la película, 1992)
Oscar Kreimer: ...Si no me conocés aún (1992)
Homenaje a Sumo: Fuck You (1995)
Tributo a Carlos Gardel (1995)
Alejandro Lerner: Volver a empezar (1997)


desnuque:
01. No lo ves, tonto
Guitarras y voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Bajo Moog y teclados : Charly García

02. La cadena se rompió
Guitarras ,voz y coros : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Bajo Moog y teclados : Charly García
Sección de Brass

03. Contigo que pasa
Guitarras y voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Guitarra : Quique Berro
Bajo Moog y teclados : Charly García

04. Hacelo hoy conmigo
Guitarras ,bajo : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Piano y órgano : Babú Cerviño
Solo de saxo : Oscar Kreimer
Voces : David Lebón / Celeste Carballo

05. Ya no quiero un minuto sin tu amor
Guitarras ,bajo, órgano y voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Solo de saxo : Oscar Kreimer
Sección de Brass

06. Rock de la cárcel
Voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Guitarra : Quique Berro
Bajo Moog y teclados : Charly García
Palmas : Charly García, Quique Berro, David Lebón (h), David Lebón

07. Qué te pasa, Argentina
Guitarras, bajo y voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Guitarra : Quique Berro
Sección de Brass

08. Mis amigos saben
Guitarras y voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Bajo : Beto Satragni
Piano y órgano : Babú Cerviño

09. 32 macetas
Guitarras y voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Bajo : Beto Satragni
Teclados : Babú Cerviño

10. No confíes en tu suerte
Guitarras y voz : David Lebón
Batería : Daniel Colombres
Bajo : Beto Satragni
Teclados : Babú Cerviño

http://www.badongo.com/es/file/4410252

david lebon
01 Hombre de mala sangre
02 Envases de todo
03 Dos edificios dorados
04 Tema para Luis
05 Nube cien
06 Treinta y dos macetas
07 Casas de arañas
08 Copado por el diablo
09 Te cubrirás de soledad
http://rapidshare.com/files/25382326/1973_-_David_Leb_n.zip


DAVID LEBÓN

::1 Llorar de amor: Me acuerdo mucho de la frase de Lennon que dice: “Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Esta canción es un pedido mío pero que comparto con la gente. Quiero decir que si tenemos algo bueno no lo perdamos, cuidémoslo. Llorar de amor es hermoso, incluso cuando duele. La vida es un sube y baja y no se puede manejar. Otra frase de Lennon: “La vida es eso que va pasando mientras uno se la pasa haciendo planes”. Yo no hago planes, vivo. Es un tema de amor.

::2 Mileneo: En realidad, el tema se llamaba Milenio pero lo escribí mal y lo dejé así. Es un rock blanco. Toca Ricardo Mollo, un señor que se porta muy bien. Para mí este tema es lo que yo creo que debe ser el nuevo rock. No tiene los acordes clásicos del rock. Además, es la primera vez donde hablo de que la gente mata para comer. Le pido a los que tienen el mando que hagan algo, que se dejen de joder.

::3 No sería yo: Lo compuse en una noche muy fuerte para mí. Hace un año atrás, me separé de mi pareja. La tarde fue terrible y conociendo como soy yo, inmediatamente me puse a componer. En vez de preguntarme los porqué preferí componer esta canción.

::4 Toda la vida: Es un tema que hago con Charly (García) y yo sabía que le iba a gustar. Lo grabó con un amor, un respeto y un cariño increíble. Hizo algo inédito en él: escribió los acordes para que no perdiéramos tiempo. Incluso me cambió un estribillo. El tema es muy para arriba y tiene mucho que ver con Serú Girán. Es el primer tema que hacemos juntos desde que nos separamos.

::5 Sin vos: Es un tema de amor, muy testimonial.

::6 Cómo hacer para hablar: Es una de las canciones más viejas de todas las que he hecho en Mendoza. Lo hice con Daniel Vilá, un músico que tuve apenas llegué a acá, hace siete años. Es una canción muy linda donde se habla por qué uno espera el amor del otro. Uno es uno y tiene que estar siempre preparado para afrontar todo lo que se viene. Quiero decir en la canción que hay que darse cuenta que uno está vivo y que siempre tiene que seguir adelante.

::7 Beatle: Es un tema que me encanta. Es un temita hermoso. Mi conexión con Dios es muy fuerte. Esta canción la escribí en otra noche bastante oscura y tuve que recurrir a acordes alegres para levantarme el ánimo. Si me levanta el ánimo, también se lo levanta a los demás. Salió muy rápido y muy redondito, en una época donde estaba escuchando mucho el disco blanco de The Beatles.

::8 Sin entender: Es un rock. Uno de mis grandes maestros es Albert King.El riff del tema es muy tradicional de él y aparece en muchos temas. Es normal usarlo. Es como un gracias a ese genio por todo lo que hizo por la música.


::9 Hombres de la niebla: Es uno de mis temas preferidos, donde entro y salgo. Hablo sobre las fiestas sin control, sobre el sufrimiento, sobre la ciudad, sobre los malos, sobre los que nos tendrían que estar ayudando y no gobernando. Ellos son los hombres de la niebla, porque no ven más allá de sus narices.

::10 Rock ame: Los títulos de mis canciones son muy raros. No pongo el título por lo que dice la canción generalmente. Este es el único rock and roll común y derecho que tiene el disco. Yo sabía que si no ponía un tema como este alguien iba a aparecer diciendo “David no hace más rock”. Una vez tuve que hacer un disco -“Desnuque”- para demostrar que yo soy rock.

::11 Latin blues: Quería hacer un blues distinto a la cadencia de los tradicionales. Traté de hacer un blues más latino, con acordes más abiertos, muy suave, bien de boliche. El tema es ideal para escucharlo a las cuatro de la mañana, con la luna de fondo, un buen trago. Salió bien y me terminó gustando y a pesar de ser un blues tiene letra de amor, cosa no habitual en estos temas, que son más lacrimógenos.

::12 Volverte a amar: Es un tema que hice en una noche de lluvia, que fueron pocas en estos siete años. Estaba en mi cuarto y tenía el teclado al lado de mi cama. Me desperté, escuché que llovía, y me puse a trabajar. Es muy sinfónico y tiene algo que siempre hago: mostrarme como soy. Esta no es una historia, es un hecho real, como todas las letras, es testimonial.

::13 No fuí hecho para esto: Es otro rockito. Salió la misma noche que hice Beatle. Es cuadrado, con buenos solos de viola.

::14 Mi despedida: Muchos se pueden imaginar que es para una mina, pero en realidad está hecho para mi hijo Panchi. Un día se fue a Uruguay de viaje, y cuando vi que estaba en la puerta con las valijas me puse a llorar. En realidad, se iba por unos días, pero para mí parecía el fin del mundo.

::15 No sé: Como mi intención fue hacer un disco muy armonioso y este es un tema que te hace sentir esa armonía.

::16 Raga: Es una forma de música hindú. En la India, por la mañana usan una música que te pone al repalo, y durante el día te van dosificando el ritmo hasta que llegás a descansar. Así es este tema, con un inicio a todo trapo y después, muy medido.

::17 Chufli: Yo tuve un perrito al que quise mucho. Y se me murió. Nunca lo había hecho, pero a la hora de elegir las canciones para este disco, quería que estuviese esta canción. Es instrumental.

http://rapidshare.com/files/23557286/David_Leb_n_-_Yo_lo_so__.zip




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=SPXPKhcg_rE




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=X75P1o7oe8Q




Usted se encuentra en Mundo Online Desatarock  Bandas

Home | Trucos | Postales Musicales | Comunidad de Mundo Online | Poemas en tu Email.

© AGC SISTEMAS   2001- 2007

base.jpg (5300 bytes)